sábado, 29 de junio de 2013

Superávit real

El pasado jueves día 27 el Pleno aprobó la Cuenta General del año 2012.

Una Cuenta General que arroja un superávit real de más de 1,5 millones de euros (el contemplado en la Cuenta General es de más de 4,5 millones de euros, pero hemos descontado los 3 millones del Plan de Pago a Proveedores para no engañar a nadie).

La Cuenta General es una foto fija del comportamiento de un ejercicio presupuestario. Los ingresos totales y los gastos totales que ha habido en ese ejercicio presupuestario.

Y en 2012 hemos ingresado más de un millón y medio de euros que hemos gastado.

El reflejo de las decisiones y medidas tomadas se encuentra en los datos, les guste o no a algún partido de la oposición.

Además en esta Cuenta General hay otros datos muy interesantes, como que con los ingresos propios en 2012 hemos soportado los gastos propios sin tener que recurrir a crédito.

Hemos realizado un esfuerzo, sobre todo, en el capítulo I (el de personal), con un ahorro respecto a 2011 de más de 1,1 millones de euros. La parte negativa, lo reconozco, son los contratos que hemos dejado de hacer y las personas que no han podido continuar.

¿Ya todo está resuelto? Por supuesto que no. Tenemos problemas, muchos problemas, que tendremos que ir resolviendo poco a poco. Pero, al menos auque sólo sea por un instante, recoozcamos que en el 2012 hemos hecho algo bien.

domingo, 23 de junio de 2013

La hora del sacrificio de los políticos

La Vicepresidenta del Gobierno ha anunciado, a bombo y platillo, que ha llegado la "hora del sacrifico de los políticos" después del esfuerzo de la sociedad. Y lo hace en la foto con la Sra. Cospedal (magnífico ejemplo de sacrificio).

Este anuncio sería creíble si fuese cierto. Pero no lo es. Y no lo es por varias razones.

Primero, porque ésta debería haber sido la primera medida tomada cuando comenzó la crisis, dando ejemplo a los ciudadanos de lo que se nos venía encima. Entonces se deberían haber recortado los sueldos de los políticos, adaptándolos a las circunsatancia del momento (algunos sí lo hicimos y está publicado); entonces se deberían haber elimando las prebendas de diputados y senadores; entonces se deberían haber elimnado tantos gastos superfluos y de disponibilidad. Cospedal no es el mejor ejemplo de austeridad, por cierto.

Es como si en una famila el padre se estuviese comiendo las chuletas y le dejase el caldo a los demás miembros de la unidad familiar. Y encima dijese que ¡vaya esfuerzo que estamos haciendo!

En segundo lugar, tampoco es cierto porque lo que se vende con tanta habilidad mediática no es verdad. El borrador de la Reforma de la Ley de Bases de Régimen Local (que están negociando las grandes ciudades en detrimento del mundo rural) predispone la posibilidad de que en un municpio como el mío (que se encuentra en el tramo de 15.001 a 20.000 habitantes) pueda haber hasta siete políticos en régimen de dedicación exclusiva (en la legislatura que más ha habido había tres y en la actual tan sólo el alcalde).

El esfuerzo se pide a quienes ya lo están haciendo de siempre. A tantos alcaldes y alcaldesas, concejales y concejalas (de todos los partidos políticos), de pequeños municipios, que no suelen estar liberados y que se dejan la piel por mantener servicios dignos para sus vecinos.

Esto tampoco va a suponer ahorro porque históricamente ya lo hacen.

Y en tercer lugar, porque el verdadero ahorro prometido no lo van a sufrir los políticos, sino los ciudadanos de los municipios de menos de 20.000 habitantes una vez más, con el recorte de todo tipo de servicios de calidad de vida, que son los que arraigan a la población al territorio.

Los políticos estamos acostumbrados a comunicar con frases grandilocuentes, pero está cerca el día en el que con estos mensajes prefabricados no seremos capaces de convencer ni a los más adeptos.

jueves, 20 de junio de 2013

La defunción del mundo rural

La Reforma de las Administraciones Públicas que el Gobierno del Partido Popular está a punto de aprobar va a suponer la defunción lenta, paulatina y agónica del mundo rural en España.

Esta reforma se ceba con los municipios menores de 20.000 habitantes (7.717, el 95% de los municipios), privándoles de prestar servicios de calidad de vida que son los que propician que los ciudadanos se queden a vivir en el mundo rural. Pero sobre todo atenta contra los pueblos menores de 1.000 habitantes.

Ante todo, la reforma es un ataque frontal a la autonomía local, a la capacidad de organización y de decisión de los ciudadanos de los municipios más pequeños y consolida el intervencionismo de las administraciones superiores sobre los municipios (como ya se ha evidencia con el Plan de Pago a Proveedores).

La política con mayúsculas se desarrolla en esta tipología de municipios, donde las relaciones son próximas y cercanas y donde se sufren realmente los problemas de los ciudadanos que no podemos resolver.

Tengo la certeza de que muchos de los políticos que están proponiendo esta reforma jamás han tenido contacto con la realidad local.

Legislar desde la distancia y las moquetas del Congreso de los Diputados y del Senado puede suponer la ruina del mundo rural de este pais y el despoblamiento progresivo de nuestros pueblos (sostenibles) hacia un sistema de ciudades (insostenibles e inhumanas).

Siempre estamos a tiempo de rectificar. Convocar la Asamblea de alcaldes y alcaldesas de España para poder pulsar la realidad de lo que pensamos (y aquí sí que no hay colores políticos) sería una magnífica decisión, como ya se ha propuesta en la FEMP que es quien nos representa.

Quienes hemos decidido vivir en el mundo rural tenemos el mismo derecho a disfrutar de servicios de calidad que quienes viven en las ciudades.

Eso sí, y siempre entendiendo que es preciso una revisión de la distribución de las funciones entre administraciones (una administración una competencia), pero también de la financiación de los municipios.

miércoles, 5 de junio de 2013

Nos queda dignidad

El ministro de Educación pudo comprobar ayer, en una entrega de diplomas de fin de curso a estudiantes, la negación del saludo por parte de algunos de los premiados.

En el transcurso del acto alumnas y alumnos negaron el saludo al ministro cuando procedía a la entrega de los reconocimientos. Eso es lo menos que podemos hacer ante una derecha soberbia, que no escucha, que nos ningunea todos los días, que nos miente y que nos engaña; que pretende con la nueva ley de educación que retorcedamos a golpe de normativa y de Consejo de Ministros cuarenta años atrás.

La educación comienza por saber escuchar, dialogar, consensuar. ¡Basta ya de que la educación siempre esté en los mismos! La actitud de estos jóvenes es un ejemplo de como, con la mayor coherencia posible, podemos hacer visible nuestro malestar.