sábado, 13 de octubre de 2012

Las frases de la semana

Esta semana los dirigentes del Partido Popular se han vuelto a lucir con dos frasecitas de esas que contribuyen a incediar a la ciudadanía.

Nuestro querido ministro de Educación, el señor Wert, se ha despachado con que hay que "españolizar a los catalanes". ¿Quería decir el ministro que los catalanes no son españoles? Porque si es así está confirmando de alguna manera los movimientos independentistas de estos.

Pero más preocupante aún que esta frasecita (que ya es preocupante de por sí) es la frasecita del Sr. Castelao "Las leyes son como las mujeres,, están para violarlas". Esta sí que es una frase para la historia. Incitando a la violencia machista y justificando lo injustificable.

Lo que compruebo cada día es que el "alcachofismo" no es bueno. Es decir, desde que la alcachofa está a disposición de cualquiera, este tipo de comentarios sin sentido son habituales en nuestros medios.

Habrá que pensarse a quien le ponemos el micrófono.

domingo, 7 de octubre de 2012

Es preciso poner cordura

LLevamos meses diciéndolo y pocos nos creen. La deuda de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha con nuestro Ayuntamiento nos asfixia más cada día que pasa.

Y no lo digo yo. Lo dicen los datos del propio Gobierno Regional en un documento entregado a los grupos políticos sobre "La deuda consolidada de la Junta de Comunidades con los Ayuntamientos a 31 de diciembre de 2011".

En este documento se puede observar claramente cómo la deuda con nuestro Ayuntamiento se dispara hasta los 368 euros por habitante (casi seis millones de euros a esa fecha), mientra a municipios como Ciudad Real o Tomelloso (mucho más grandes que el nuestro) se le deben  63 euros por habitante y 55 euros por habitante, respectívamente.

No pretendo entrar a analizar las circunstancias que han concurrido para que esto se produzca. Ni quiero entender que a unos municipios se les ingresa y a otros no. Tan sólo pretendo hacer visible lo evidente, que mientras a unos municipios se nos priva de posibilidades a otros no.

Después de más de quince meses sin ser capaces de poner cordura a esta situación (aún no he conseguido que me reciba ningún Consejero/a y mucho menos la Presidenta), considero que ya ha llegado el turno de establecer un calendario de pago a los Ayuntamientos.

Si continuamos con este asedio la tensión social crecerá y, entonces, tendremos toda la culpa de no ser capaces de solucionar los problemas de los ciudadanos a los que nos debemos.