viernes, 3 de mayo de 2013

Escraches

No sé de que se quejan nuestros políticos mayores de los escraches.

Será que no están acostumbrados a pisar asfalto y a relacionarse con los ciudadanos y por eso les sorprende esta manera de intentar que les escuchen.

Los políticos de a pie, de lo cercano, de los pueblos y ciudades de menos de 20.000 habitantes (a esos a los que se les quiere relegar ahora con la ley a la nada) estamos muy acostumbrados a los escraches personalizados o colectivos con los ciudadanos y ciudadanas de nuestros municipios.

Nos encuentran todos los días del año, las 24 horas del día, en el Ayuntamiento o en las calles y plazas, en los bares, tiendas y supermercados. Y allí donde nos encuentran nos "escrachean" poniéndonos al día de sus problemas: que no tienen trabajo, que no les llega el sueldo para que sus hijos estudien, que después de pagar la hipoteca ya no les queda ni para poder comer, que les han retrasado la prueba diagnóstica para dentro de un año, que les han denegado las ayudas de la dependencia...

Y saben que les digo, que es muy triste no poder socorrerles en la mayoría de las ocasiones y sentirnos frustrados la mayoría de los días porque los políticos que toman las decisiones y que ahora se quejan de los escraches han suprimido los planes de empleo, han recortado las becas, están espoliando y privatizando la sanidad, no convocan ayudas de emergencia social, han dejado en lo ridículo la ley de dependencia, etc., etc.

Menos quejas y más escuchar para poder arbitrar juntos las soluciones que los ciudadanos nos demandan.