domingo, 29 de abril de 2012

¡Vaya frasecita!

La vicepresidenta del Gobierno de España, Dª Soraya Saéz de Santamaría pronunció ayer una de las frasecitas con las que últimamente nos obsequian los dirigentes de España: "Si dejase el país como el PSOE me daría vergüenza salir de casa". Ahí está, sí señora. Una magnífica frasecita para hacer amistades y demostrar a la sociedad española, a los mercados internacionales y al mundo en general, cual es la situación de España. Me imagino que haciendo extensible esta frase habrá muchos presdientes y presidentas de Comunidades Autónomas que tampoco podrán salir de casa. También innumerables alcaldes y alcaldesas (de todos los colores políticos)que tampoco podrán salir de casa. Por supuesto, directivos y directivas de de las entidades financieras, que para mí tienen una parte alícuota de responsabilidad muy importante en lo que está ocurriendo en el mundo. No olvidemos a ciudadanos y ciudadanas que soñaron una vida mejor. También estos serán culpables y se tendrán que quedar en casa. Dirigentes de países que sufren esta situcación como nosotros. ¡Que se queden en casa! Me parece vergonzoso e insultante que en vez de unir esfuerzos y buscar soluciones que palien la complicada situación que vivie la sociedad española (obviando si es preciso el componente partidista) con más de 5,6 millones de parados, el gobierno se dedique a hacer oposición a la oposición y a sacudirse el polvo de su responsabilidad. Por favor, seamos más serios y busquemos urgentemenete de verdad las soluciones que esta país necesita.

jueves, 19 de abril de 2012

El Programa Oculto del PP

En la campaña electoral el Partido Popular negó la existencia de un programa oculto que no quería compartir con los ciudadanos.

Después de casi cuatro meses en el poder la sociedad española ya se ha comenzado a enterarse de la existencia de este programa oculto.

¿Qué hubiera pasado si hubiesen contado a los españoles que querían desmantelar, a la mayor brevedad posible, el estado de bienestar construido en los últimos treinta años?

El cambio por el cambio no cambia nada. Ya tenemos el cambio aquí: menos protección social, más impuestos, nada de empleo, inexistencia de diálogo con la sociedad, el mercado laboral paralizado, más soberbia, la esperanza quebrada y el miedo en los sentmientos de las familias.

Vivimos en un país a la espera de no se sabe qué.

Si en breve no somos capaces de crear confianza,ilusión y esperanza, nos costará mucho más de lo deseable poder volver a ser la referencia social mundial que en los últimos años hemos sido.

domingo, 8 de abril de 2012

Plan de Pago a Proveedores

El Plan de Pago a proveedores establecido por el Gobierno de España es una medida injusta para los Ayuntamientos.

Pretende en primer lugar que los municipios seamos los paganos de la ineficacia en la gestión de las Comunidades Autónomas (el desvío presupuestario en el cumplimiento de los objetivos de déficit con Bruselas es,ante todo, de las Comunidades Autónomas).

Pretende que seamos los Ayuntamientos y los ciudadanos quienes abonemos los intereses de los préstamos que las entidades finaniceras reciben al uno por ciento y nosotros pagaremos al cinco.

El Gobierno nos obliga a acogernos a este Plan de Pago a Proveedores cuando si la Junta de Comunidades nos ingresase la deuda que mantiene con nosotros (más de 8,5 millones de euros), ni tendríamos que acogernos a este Plan de Pago, estaríamos al corriente con las nóminas de los trabajadores, no tendríamos que haber acudido a operaciones de tesosrería y nos permitiría mantener algo de ahorro.

Aquí está el verdadero problema de lo que nos ocurre. El Estado debería haber obligado a las Comundades Autónomas a acogerse a una medida parecida para que pudiese pagar a los Ayuntamientos lo que nos aeduda. Así los intereses correrían de su cuenta y nosotros estaríamos al día con los pagos a proveedores y trabajadores.

Entiendo que para el Gobierno es más sencillo diferir la deuda entre más de ocho mil Ayuntamientos que entre diecisiete Comunidades Autónomas.

Al final siempre salimos perdiendo los mismos.